Innovación Pedagógica.

«La mano en el pulso del tiempo y el oído en el corazón de de Dios»   PJK

Para preparar a nuestros alumnos para el futuro complejo que enfrentarán, en medio de un mundo cambiante que cada día nos enfrenta a nuevos desafíos y nos impulsa a adquirir competencias globales, el Colegio ha emprendido una búsqueda de mejorar los procesos de enseñanza-aprendizaje y desarrollar una cultura en que el pensamiento sea uno de los pilares de su formación.
En este camino hemos ido incorporando y potenciando propuestas metodológicas, que permitirán que nuestros estudiantes  desplieguen las competencias que necesitarán para desenvolverse en el mundo de hoy, como son: la colaboración, el pensamiento crítico, el pensamiento creativo, la comunicación, la ciudadanía y el carácter, ayudando a formar este «hombre nuevo para una nueva comunidad».

1. Aprendizaje Colaborativo y Cooperativo:

Esta metodología favorece el desarrollo integral involucrando todas las áreas de desarrollo intelectual, artístico, emocional, kinestésico, a través de un trabajo conectado y enfocado en la colaboración entre personas. Esta metodología convierte al estudiante en el protagonista del proceso e impulsor del aprendizaje, estimulando el sentido de comunidad.
En este modelo, el rol del profesor es diseñar espacios pedagógicos que fomenten y faciliten la colaboración entre alumnos, y dentro de la sala se convierte en un guía y mediador del aprendizaje, fomentando el desarrollo de las habilidades que le permitan desenvolverse en el siglo XXI, tales como el respeto, la tolerancia a la frustración, el liderazgo, etc.

2. Rutinas de Pensamiento Visible:

Los procesos de pensamiento no son habitualmente observables, pero esta herramienta hace de ellos algo más concreto y real, sobre lo que podemos hablar y explorar. Las RPV sirven para promover, evidenciar y orientar el pensamiento de nuestros alumnos, y nos permiten registrar los procesos de pensamiento. Una rutina se transforma en información para entender cómo movilizar el aprendizaje. Entre otros beneficios, ayudan a razonar con evidencias, construir conclusiones, explorar perspectivas, fomenta la indagación, involucran valores y competencias ciudadanas.

3. Aprendizaje Basado en Proyectos:

Consiste en el desarrollo de un proyecto de cierta envergadura, por parte de los estudiantes. A través de él se buscan soluciones a problemas reales creando productos y compartiendo sus aprendizajes con una audiencia real. Entre sus potencialidades se encuentran el aumento de la motivación y el compromiso con su propio aprendizaje. En el proyecto son ellos quienes necesitan adquirir y aplicar la información, conceptos y principios en diferentes contextos, lo permite que los estudiantes adquieran aprendizajes más profundos, que son retenidos por un mayor período de tiempo. Además, se desarrollan habilidades socioemocionales como la autoconfianza, autonomía y colaboración con sus pares.

4. Método Singapur

El Método Singapur en matemática ha demostrado tener un efecto muy positivo en los alumnos, fomentando una actitud mejor disposición hacia esta asignatura, dando espacio para la creatividad, la colaboración, la comunicación y el juego como partes muy importante del aprendizaje. Su principal objetivo es que los alumnos desarrollen estrategias que les permitan resolver una gran variedad de problemas y para ello se intenciona el desarrollo de actitudes, habilidades, conceptos, procedimientos y metacognición de los alumnos, y toma elementos de distintas teorías del aprendizaje que se conjugan para poder desarrollar el pensamiento matemático de los estudiantes. Dos de los elementos más importantes de este método son el «modelo de barras», estrategia para la visualización y representación pictórica de diversos tipos de problemas matemáticos,y la metodología CPA (concreto-pictórico-abstracto) para la comprensión de conceptos y procedimientos.

5. Aula Socrática:

Es una conversación que surge de la lectura y análisis de un texto con la intervención y preguntas formuladas por el profesor. La principal competencia desarrollada es el desarrollo del pensamiento crítico, esencial para pensar de forma autónoma y autosuficiente, evaluar y juzgar los eventos que se desarrollan en la actualidad y situarnos en nuestro contexto. Además, al tener un pensamiento crítico colaboramos con nuevas ideas a nuestra comunidad.
Uno de los mayores méritos que posee esta metodología es el protagonismo que logran los estudiantes. El rol del docente es solamente el de mediador entre las intervenciones de los estudiantes. Además, esta metodología puede ser aplicada en prácticamente todas las asignaturas, desarrollando la conversación crítica y reflexiva.

6. Metodología de Grupo Chico:

La metodología de grupo chico se puede utilizar durante el desarrollo de los Centros. El curso es dividido en tres grupos (se utiliza el criterio que el profesor estime más conveniente).
Los grupos son: grupo chico, grupo independiente, grupo libre elección.
Los grupos se van rotando de manera que pasen por las tres modalidades de trabajo.
Objetivo de cada grupo:

  • – Grupo chico: los alumnos trabajan una nueva habilidad o contenido con el profesor, durante una hora pedagógica.
  • – Grupo independiente: los alumnos refuerzan alguna habilidad o contenido trabajado en el grupo chico anterior. Lo hacen de manera individual, durante una hora pedagógica. La idea es evaluar los avances del niño ahora que está trabajando solo.
  • – Grupo libre elección: los alumnos tienen la opción de elegir entre una gran variedad de juegos o materiales didácticos que refuerzan habilidades o contenidos trabajados en grupos chicos o clases expositivas. Las actividades pueden ser individuales, en parejas o grupales.

7. Debate

Un problema es una actividad en la cual la persona que la enfrenta no conoce un procedimiento que lo lleve a la solución. Esta metodología consiste en presentar problemas a los alumnos, para que de forma colaborativa construyan sus propios procedimientos de resolución y den posibles respuestas a él, para luego presentarlas al resto de sus compañeros y profesores. En estas actividades se pone en juego no solo la habilidad propiamente tal de resolver problemas, si no que también habilidades de comunicación y argumentación, de pensamiento creativo y la aplicación de conocimientos de cada alumno. En esta metodología, es el alumno el principal protagonista,y el profesor es un mediador que guía el aprendizaje desde el diseño inicial de la actividad y luego acompaña el proceso de construcción de soluciones a través de nuevas preguntas que puedan movilizar a los estudiantes a avanzar en su proceso.

8. Aprendizaje Basado en Resolución de Problemas

Un problema es una actividad en la cual la persona que la enfrenta no conoce un procedimiento que lo lleve a la solución. Esta metodología consiste en presentar problemas a los alumnos, para que de forma colaborativa construyan sus propios procedimientos de resolución y den posibles respuestas a él, para luego presentarlas al resto de sus compañeros y profesores. En estas actividades se pone en juego no solo la habilidad propiamente tal de resolver problemas, si no que también habilidades de comunicación y argumentación, de pensamiento creativo y la aplicación de conocimientos de cada alumno. En esta metodología, es el alumno el principal protagonista,y el profesor es un mediador que guía el aprendizaje desde el diseño inicial de la actividad y luego acompaña el proceso de construcción de soluciones a través de nuevas preguntas que puedan movilizar a los estudiantes a avanzar en su proceso.

9. Metodología de Centros

Esta metodología se trabaja durante tres horas pedagógicas seguidas (idealmente) en la que los alumnos disponen de diferentes centros como matemáticas, de escritura, de ciencias, de construcción, etc. En cada uno de los centros está el material que será utilizado para realizar las distintas actividades que estarán acorde a la planificación de la unidad. El alumno pasará por las siguientes etapas: planificación, realización del trabajo y registro y evaluación.