CONOCIENDO A…

By agosto 1, 2019 2019, Julio externo, Julio interno

Desde el año 2000 nuestro Colegio San José, a través del Departamento de Formación y Religión, ha querido promover y desarrollar una experiencia pastoral –vivencial  que permita en nuestros alumnos un acercamiento a la realidad social de nuestro país, potenciando una experiencia religiosa y de fe al servicio de los más necesitados.

Es por esto que nacen los MITRA (Misiones y Trabajos Colegio San José), como una respuesta a esta búsqueda de servicio y como una formulación juvenil y actual del mensaje del Evangelio. Los MITRA han logrado articular la dimensión social de la fe (construcción, talleres de formación y recreativos, experiencia comunitaria) con la dimensión evangelizadora de ella (misiones puerta a puerta, oraciones, celebración eucaristía), dando vida a un proyecto que hoy convoca a un número importante de alumnos de enseñanza media, quienes se movilizan y trabajan para que cada año los MITRA sean más desafiantes y una respuesta concreta a las necesidades de las localidades que visitamos.

En este Vinculándonos conocemos a Raimundo Bobillier y Francisca Bobadilla, alumnos de III EM y jefes de Misiones y Trabajos del Colegio San José.

¿Cómo partió su camino en los MITRA?

Francisca:Mi primera vez en los MITRA fue en invierno de I EM, yo me motivé porque me  gusta mucho ayudar, la acción social y estaba muy segura que quería ir, y lo pasé increíble. Desde ese día nunca más dejé de ir, no concibo el año escolar sin los MITRA. El ambiente que se forma con todos los compañeros es increíble, nos unimos mucho más, para mí son mi segunda familia, es un momento de enriquecerse uno mismo.

Raimundo:Mis primeras misiones fueron en invierno de II EM, fui porque todos mis amigos iban, yo no sabía mucho lo que eran, llegué sin saber nada. Ivar Inzunza era el jefe, me empezó a explicar todo y me encantó la forma, me encanta ayudar, estar ahí, me dijeron que íbamos a  construir y misionar y yo no tenía idea lo que era misionar. Me tocó misionar con una alumna que era “seca” para las misiones, llegamos a una casa y no nos abrieron, y me dio pena. Después de eso nos abrieron siempre las puertas de todas las casas, llegué feliz a la escuela porque me cambió el día a mí y me di cuenta que lo más importante es que uno le cambia el día a le gente que visita.

¿Cómo fue ser Jefes de MITRA?

Raimundo:Fue durísimo, éramos alrededor de 100 alumnos y una de las cosas más difíciles fue la coordinación de horarios y toda la logística para que nadie quedara sin hacer alguna tarea.

Francisca:Yo lo encontré durísimo, porque uno va a misiones sin saber todo el trabajo que hay detrás. Es muy complejo ponerse de acuerdo, coordinar los encuentros, juntar plata. El semestre pasado cuando empezamos a organizar las misiones nunca más tuve recreo, fue mucho trabajo, pero al final ves el resultado en misiones y es muy gratificante ver que todo resulta y que el todo el esfuerzo valió la pena. A pesar del cansancio, volvería a ser jefa, la experiencia es inolvidable.

¿Porqué los alumnos debieran vivir la experiencia de participar en los MITRA?

Raimundo:Los mitra te cambian la forma de pensar, uno sabe de que hay distintas clases sociales, conoce “la teoría”, pero en la realidad uno vive en una burbuja, vivirlo es una experiencia muy distinta. Uno se enfrenta a una realidad diferente y uno mira siempre la realidad del resto, no en uno, porque las necesidades son muchas.

Francisca:Deberían ir TODOS alguna vez en la vida, porque es una experiencia integradora, te relacionas con todos los alumnos, de I a IV medio, una persona que de repente está poco integrada en su curso, después de ir a misiones puede integrarse además de al curso, al colegio completo. Se hacen lazos irrompibles, te hace empalizar con la gente, a darte cuenta que hay que ayudar y que podemos hacer un cambio en la vida de las personas.

¿Qué les dejaron las misiones de Cabildo?

Francisca:Me sentí muy llena, plena, contenta, llego a Santiago con ganas de volver. Creo que cada misión me hace crecer más como persona. Me hace tener claro los valores que tengo que tener en mi vida, específicamente las misiones de Cabildo, la palabra que las describen para mí fue crecer, siendo jefa crecí mucho como persona y tengo mucho que aprender, tuve experiencias de trabajar en equipo, liderar, cosas que no te da ninguna otra experiencia del colegio.

Raimundo:Fue muy distinto lo que aprendí, porque ser Jefe de 100 personas fue un crecimiento grande. Trabajé en terreno poco, porque tuve que organizar, comprar material, vi el lado b, la organización. Lo que aprendí fue que no todo te va a salir a la primera, pero si te esfuerzas y pones todo de ti, seguro te va a resultar.

¿Cuáles han sido sus mejores misiones y porqué?

Francisca:Estas son mis quintas misiones y las mejores para mi fueron las primeras, por lo que he escuchado siempre, son las que más marcan. Creamos lazos con los más grandes, fue muy entretenido, hicimos muchas amigas, amigos y hubo mucha confianza, se arman lazos, a esas personas, sé que si los necesito van a estar ahí. Tienes que aprender a misionar, es todo nuevo. Fueron las mejores porque es el primer acercamiento, las conoces en general y te enamoras del proyecto.

Raimundo:Llevo 3 misiones, para mí las primeras también fueron las mejores, me marcaron mucho. Yo conocía a los más grandes porque mi hermano estaba en IV EM en ese tiempo. Soy muy sociable, me fijé mucho en algunas personas que fueron muy generosas con sus conocimientos, me ayudaron, creo que las mejores siempre son las primeras.

¿En que los cambiaron los MITRA?

Francisca:Yo creo que a mi clarísimamente me hicieron crecer como persona, me ayudaron a darme cuenta que siento que mi vida siempre va a tener de alguna manera la parte social presente, ayudar a las personas de alguna forma. Los MITRA además te refuerzan tus valores. Por ejemplo, no tengo idea que estudiar y llegando de misiones le dije a mi mamá que no sé de qué forma, pero voy a terminar ayudando a la gente. Me ha ayudado mucho a no mirarme a mí misma, sino a los demás.

Raimundo:Creo que me cambiaron la forma de pensar, porque uno piensa que todo funciona, que todo está bien, vives en una burbuja, en los MITRA te enfrentas con la realidad, te cambia la mirada.